domingo, 19 de julio de 2015

Mejor no decirlo

Sabes que está viniendo. Lleva horas rondando en tu mente. No se atreve a saludar. Pero ya sabes que queda menos para vuestro reencuentro. No quieres que llegue el momento porque sabes que la recibirás con una bofetada en la cara. No habrá palabras, ni saludos de bienvenida. Sólo una ostia con la mano bien abierta en tu mejilla. Quizá hiciste algo mal. Quizá fue tu culpa. Quizá no te supieron amar. No te despidas. Mejor no decirlo.

No hay comentarios: