miércoles, 18 de septiembre de 2013

La ciudad está vacía de desconocidos que tropiezan. Ojalá pudiera gritar un sonido inefable.

No hay comentarios: