sábado, 8 de diciembre de 2012

Nieva en la ciudad

Hoy en mi ventana veo volar copos de nieve como cenizas de cigarros. Me encanta seguir el movimiento de esos copos rezagados que se resisten a llegar al suelo por miedo a no saber si desaparecerán para siempre convertidos en agua que se evaporará. Otros simplemente no quieren ser pisados. Y otros, los más incomprendidos, no quieren ser tocados. Me encanta que la ventana roce mi almohada. El cristal está empañado. Y yo sigo mirando a través de él buscando inspiración. Y en cada punto una nueva respiración.

2 comentarios:

gam* dijo...

me encantA :) como siempre...

Esther dijo...

Llego súper tarde, pero es porque desde safari veía el comentario como si estuviera eliminado y he descubierto hoy desde firefox que no era así. ¡Qué rabia!
Todo esto para decirte que gracias por escribir, que me hace muy feliz que me digas que te encanta y que te hubiera contestado mucho antes. :)