domingo, 26 de agosto de 2012

No creas, crea.

"No creas, crea". Voy a hacer de esta frase, que me acabo de improvisar, mi filosofía de vida. =D

sábado, 18 de agosto de 2012

Lo siento, nunca supe poner comas.

Y ya no sé qué quiero. No sé si quiero reír o llorar. No sé si quiero que signifiques algo u olvidarme de ti. Ni si quiera hay nadie a quién recordar así que ¿por qué miento cuando escribo? -me pregunto entre pensamientos callados que se acuclillan en un rincón del cerebro temerosos ante mi acorralamiento. 
Lo siento, nunca supe poner comas. Y siempre fui de escribir menos puntos de los que debía. Haciendo frases ilegibles por una mala puntuación. Pero. Sinceramente, hoy me, apetece. Hacerlo todo; a mi manera.  
Está bien, pararé. Dejaré de hacer tonterías. Me comportaré como debo (porque ya toca). Pondré recta mi espalda. Y dormiré por las noches. Prometo no hacer nada de eso porque sé que no lo haré. No aún.

domingo, 12 de agosto de 2012

Sonrisas y lágrimas

Se ha ido. Llevaba casi todo el día despidiéndose de mí. Amenazando con marcharse. Ella sabía que (yo) no quería que se fuera hasta que (yo) llegara a casa. Y me hizo el favor de acompañarme en el otro extremo del vagón, observándonos de lejos, asegurándose de que su opuesto rival no me hiciera llorar en medio de tanta gente. Sé que se llevan mal y aunque yo debería querer más a una que a otra, a veces, creo que las necesito por igual.

jueves, 9 de agosto de 2012

Despego los pies del suelo. Asciendo. Me siento flotar. Miro el mundo sentada en una nube de papel. Balanceo mis pies. Oigo al viento susurrar latidos de algodón. A intervalos de un segundo. Boom. Boom. Boom. Y bailo esta canción . Mis brazos fluyen. Marcan ondas en el aire alrededor de mi cuerpo. Mis ojos cerrados intensifican la sensación. Y mi cintura dibuja sensuales espirales alrededor.

miércoles, 8 de agosto de 2012

Necesito saberlo. No vale con oírlo una vez. Si dejo de escucharlo empezaré a creer que ya no lo soy. Porque cuando deje de serlo será muy difícil decirlo y te quedarás callado/a. Atrévete a decir que ya no lo sientes cuando ya no lo hagas. Mientras tanto dímelo hasta que el sentimiento se vaya.

martes, 7 de agosto de 2012

Aliento.

Siento tu mano agarrando la mia. Abro los ojos despacio. Sólo puedo ver una luz cegadora que duele. Lentamente pierde su color blanquecino, y comienzo a apreciar motas de colores grises y negras. Te distingo con dificultad pero sé que eres tú. Puedo oler tu aroma tan parecido al amanecer de los veranos en Madrid. Tu frente se encuentra apoyada sobre mi mano húmeda. Probablemente sean lágrimas de tus ojos las que mojen mis dedos. ¡Mírame! Intento gritar pero no me oyes. No puedo captar tu atención y sigues llorando. ¡Mírame! Grito enfadado sin voz.
Creo que me equivoqué al cambiar mi prosa por el verso.