lunes, 14 de mayo de 2012

Simplemente "hasta que nos volvamos a ver".

Estoy sentada en mi cama, con la luz apagada, iluminando la habitación con la pantalla del ordenador. Y creo que hoy es el momento para las despedidas. Supongo que llevo mucho tiempo aplazando este movimiento porque durante más de cinco años esto ha estado bien. Ahora siento que no hay nada más que decir. Que las cosas, a veces, se acaban. No puedo estrujar más mi cerebro para que encuentre sentimientos que no existen. No puedo forzarlos ni hacer que los que existan sean suficientes para crear historias. No lo son. 

No hay comentarios: