sábado, 8 de diciembre de 2012

Nieva en la ciudad

Hoy en mi ventana veo volar copos de nieve como cenizas de cigarros. Me encanta seguir el movimiento de esos copos rezagados que se resisten a llegar al suelo por miedo a no saber si desaparecerán para siempre convertidos en agua que se evaporará. Otros simplemente no quieren ser pisados. Y otros, los más incomprendidos, no quieren ser tocados. Me encanta que la ventana roce mi almohada. El cristal está empañado. Y yo sigo mirando a través de él buscando inspiración. Y en cada punto una nueva respiración.

miércoles, 5 de diciembre de 2012

Domingos que invaden con melancolía los días de la semana


Hoy me siento como si viviera en domingo. Creo que odio el domingo desde siempre. Desde que era una niña y llegaban esos días de "mañana hay clase". Con los años se convirtieron en "mañana hay clase y no he hecho los deberes" y se acabaron mezclando con una sensación que no puedo describir de diferente manera que con el propio título de esta entrada. Con el tiempo se convirtieron en una sensación que inundaban mis pensamientos y se mezclaban con otros nuevos de tal forma que ya dejaba de distinguir qué pensamiento dominaba y qué quería decirme cada emoción.
Ahora mismo siento que es domingo en esta madrugada del miércoles (que para mí, sigue siendo martes) porque tengo esa sensación de malestar, de miedo por el futuro, de querer aplazar.

lunes, 3 de diciembre de 2012

He aquí mis pequeños placeres en la vida

Me encanta el sonido del cristal rompiéndose. Me encanta llorar cortando cebolla. Me encanta que las gotas de lluvia empapen mi cara al volver a casa. Me encantan las hojas rojizas del suelo en los días de otoño. Me encanta el viento silbándome en la cara. Me encantan los susurros y los escalofríos. Me encanta recordar los sueños. Me encantan aquellos abrazos en los que sólo existe el contacto de los cuerpos.

jueves, 22 de noviembre de 2012

Noté las lágrimas saladas temblando entre mis labios. Mientras, los semáforos de color ámbar parpadeaban al unísono de tres en tres saliendo de sus escondites en el bulevard de Piazza Unità. 

domingo, 18 de noviembre de 2012

domingo, 28 de octubre de 2012

Feeling

No hay feeling. Ya está. Y una vez q estaba reconocido me quité la capucha y dejé que las gotas de lluvia empaparan mi cara. Y sentí ganas de llorar. Y entendí que hay luces que no brillan. Se apagan.

miércoles, 12 de septiembre de 2012

Historias que surgen estudiando la primera tópica freudiana

Lo siento. Te pido perdón por mi forma de quererte. Serás una canción que reproduzca una y otra vez hasta que me canse. Nunca te olvidaré. Y recordaré los momentos que asocie a tu melodía. Pero tus notas ya no tendrán el efecto de los primeros días. Lo sé, yo tengo la culpa. Por no dosificarte y quererte hasta asfixiarme.

sábado, 1 de septiembre de 2012

Psicología poética

Físicamente es un chaval alto y muy delgado, 
con aspecto de persona sensible, 
ojos melancólicos y sonrisa simpática.

domingo, 26 de agosto de 2012

No creas, crea.

"No creas, crea". Voy a hacer de esta frase, que me acabo de improvisar, mi filosofía de vida. =D

sábado, 18 de agosto de 2012

Lo siento, nunca supe poner comas.

Y ya no sé qué quiero. No sé si quiero reír o llorar. No sé si quiero que signifiques algo u olvidarme de ti. Ni si quiera hay nadie a quién recordar así que ¿por qué miento cuando escribo? -me pregunto entre pensamientos callados que se acuclillan en un rincón del cerebro temerosos ante mi acorralamiento. 
Lo siento, nunca supe poner comas. Y siempre fui de escribir menos puntos de los que debía. Haciendo frases ilegibles por una mala puntuación. Pero. Sinceramente, hoy me, apetece. Hacerlo todo; a mi manera.  
Está bien, pararé. Dejaré de hacer tonterías. Me comportaré como debo (porque ya toca). Pondré recta mi espalda. Y dormiré por las noches. Prometo no hacer nada de eso porque sé que no lo haré. No aún.

domingo, 12 de agosto de 2012

Sonrisas y lágrimas

Se ha ido. Llevaba casi todo el día despidiéndose de mí. Amenazando con marcharse. Ella sabía que (yo) no quería que se fuera hasta que (yo) llegara a casa. Y me hizo el favor de acompañarme en el otro extremo del vagón, observándonos de lejos, asegurándose de que su opuesto rival no me hiciera llorar en medio de tanta gente. Sé que se llevan mal y aunque yo debería querer más a una que a otra, a veces, creo que las necesito por igual.

jueves, 9 de agosto de 2012

Despego los pies del suelo. Asciendo. Me siento flotar. Miro el mundo sentada en una nube de papel. Balanceo mis pies. Oigo al viento susurrar latidos de algodón. A intervalos de un segundo. Boom. Boom. Boom. Y bailo esta canción . Mis brazos fluyen. Marcan ondas en el aire alrededor de mi cuerpo. Mis ojos cerrados intensifican la sensación. Y mi cintura dibuja sensuales espirales alrededor.

miércoles, 8 de agosto de 2012

Necesito saberlo. No vale con oírlo una vez. Si dejo de escucharlo empezaré a creer que ya no lo soy. Porque cuando deje de serlo será muy difícil decirlo y te quedarás callado/a. Atrévete a decir que ya no lo sientes cuando ya no lo hagas. Mientras tanto dímelo hasta que el sentimiento se vaya.

martes, 7 de agosto de 2012

Aliento.

Siento tu mano agarrando la mia. Abro los ojos despacio. Sólo puedo ver una luz cegadora que duele. Lentamente pierde su color blanquecino, y comienzo a apreciar motas de colores grises y negras. Te distingo con dificultad pero sé que eres tú. Puedo oler tu aroma tan parecido al amanecer de los veranos en Madrid. Tu frente se encuentra apoyada sobre mi mano húmeda. Probablemente sean lágrimas de tus ojos las que mojen mis dedos. ¡Mírame! Intento gritar pero no me oyes. No puedo captar tu atención y sigues llorando. ¡Mírame! Grito enfadado sin voz.
Creo que me equivoqué al cambiar mi prosa por el verso.

martes, 24 de julio de 2012

Es como perder a la que tú creías que podría ser tu alma gemela y, obviamente, no lo era.

Our bodies break
And the blood just spills and spills
But here we sit debating that

It's just a shame
My hand just kills and kills
There's gotta be an end to that...
LOW - BREAKER 

miércoles, 18 de julio de 2012

Las cosas que nunca fueron

¿Cómo puedo echar de menos algo que nunca tuve? Pues lo hago. Echo de menos algo que nunca fue mío. Algo que me gustaba tener sin saber que no lo tenía.

miércoles, 11 de julio de 2012

Sympathique

Qué escena más bonita. Dos personas en el metro. No se dicen nada, no se miran, no lo necesitan. Simplemente en silencio cogidos de la manos.

Una chica apoyada en el hombro de su novio. Juguetean. Él, con un bonito gesto, le agarra del brazo para dejar pasar primero a una señora mayor.

Ceder el asiento y no por obligación. Unos pantalones verdes por las rodillas de un joven llaman mi atención. Me gusta ese color

Vuelven a aparecer esas pequeñas cosas que la tristeza no dejaba ver. Aprovechemos los días buenos. Todos deberían ser así. No deberían existir los días en los que recuerdas las cosas que no tenías. Todos los días deberían ser así. Días para sonreír. 

Y ahí está la luna, mirándome a la cara, guiñándome el ojo. No hablándome de nada. Y miro al suelo evitando a las malditas cucarachas que por un momento se convierten en poesía. 

Un bebé so cute pronunciando sus primeras palabras. Y yo ofreciendo un adiós en una nueva despedida.

miércoles, 27 de junio de 2012

Relaciones que se acaban (.)

Como odio esa sensación, esa especie de luto sentimental que me invade cuando percibo que una relación se está acabando y que dejará de importarme. Y pasará el tiempo y la recordaré con nostalgia pero será una nostalgia que duela. Y que siempre hará que me pregunte ¿cuál fue el momento exacto donde se pudo haber evitado?

Y para sintonizar mis sensaciones con una melodía dejo aquí un pedacito de algo grande.
THE BEATLES - ACROSS THE UNIVERSE   

martes, 5 de junio de 2012

Gritar con palabras es mi forma de llorar

Se vuelven a oír en la noche los gritos y los reproches. El pasado constantemente vuelve, el presente lo hace reaparecer. Historias no superadas, que yo no debería conocer. E intento analizarlo como si no fuera personal. Dejo de ser yo para ser cualquier persona racional. Y lo observo en la distancia y se siente peor. Hay más culpa de esta forma porque nadie tiene la razón. 

jueves, 31 de mayo de 2012

El guardián de las letras gastadas

Y ahí están, todas las letras que el mundo puede abarcar. Miles, millones, ni siquiera se pueden contar. Están reunidas, custodiadas por un mudo guardián. Preparadas para ser distribuidas por los diferentes países del mundo sideral. Innumerables símbolos que entremezclados reflejan pensamientos incluso sentimientos que nos emocionarán. Lo que nadie sabe, salvo el guardián de los símbolos infinitos, es que todo tiene un final. Palabras que al ser pronunciadas por siempre se perderán. Palabras que el viento soplará y arrancará de hojas que blancas se tornarán. 

Hace unos años, cuando era una niña, me encontré con alguien que me vio llorar. Te he encontrado. Te he reconocido -me susurró. Te estuve buscando todo este tiempo. Tuve miedo de haber hablado demasiado en mi juventud por eso callé en mi vejez. Tengo un secreto que contarte y espero que lo guardes bien. Estas son las últimas letras que me quedan y que quiero compartir contigo. Ahora eres joven pero has de comprender que las palabras se ahogan en el agua y se evaporan con el sol. Cuando tú acabas de nacer -continuó diciéndome, yo te regalé tu saquito de letras y con ellas has expresado durante ocho años emociones que jamás olvidarás. Pero has de entender que sin vocales no se puede hablar. Algún día crecerás y cuando ames a alguien se lo querrás expresar. No pierdas "Q" en el camino si no lo sientes de verdad. Pues es un dolor insoportable querer y que el otro no lo pueda escuchar. Si las haches son mudas no las uses al hablar pues si las gastas cuando quieras escribir tu nombre ya no te quedarán. Llegado el momento elige a alguien ue esté triste y copártele nestro secrto". Y así es como el guardián perdió su voz.

Los dos años que siguieron a ese día se basaron en sonrisas lejanas entre una niña y un anciano desconocidos entre sí. Un día al mudo guardián, que ya no conservaba letras, su corazón le dejó de funcionar. Yo fui la única persona que conoció su secreto, hasta ahora. Cuando los jóvenes transeuntes vieron a un viejo de pelo largo y canoso que hacía años habían visto vagar por las calles, al que siempre miraban de reojo y del que siempre se alejaban, lo vieron tirado en el suelo y no hicieron nada. Al fin se ha ido -creí escuchar. Me acerqué temerosa esperando lo peor. No podía ver entre tanta multitud de personas al rededor. Estaba aferrado a este papel y no contiene nada -dijo alguien con desprecio. Y lo soltó. El papel voló por encima de las cabezas de los mirones que ahogaban el espacio. El viento lo hizo volar en ondas de zigzag y lo atrapé con fuerza. No quería mirar, pues el vacío de un papel en blanco no lo podría soportar. Aquel hombre malgastó sus últimas palabras en revelarme su secreto. Si yo no le hubiera escuchado, si hubiera sabido que yo enmudecería su voz no le hubiera dejado pronunciar palabra alguna. Pero no conocí su secreto hasta que me lo contó. Me alejé cuanto pude de allí. Me alejé de los mirones que insultaban su cuerpo simplemente por estar cerca de él. No pude correr más. Caí de rodillas contra el césped y comencé a llorar. Con lágrimas en los ojos, miré el papel. Había dos letras escritas que sólo yo pude entender. "Q H". Y poco a poco vi como ambas se esfumaban de un papel que quedó en blanco y siempre conservaré. Hay cosas más importantes que silenciar una voz. Yo aprendí a partir de dos letras a no mentir jamás. 

(Foto: http://reivindicacionespoeticas.wordpress.com/reivindicaciones-poeticas/about/mi-avion-de-papel%E2%80%8F/)

lunes, 14 de mayo de 2012

Simplemente "hasta que nos volvamos a ver".

Estoy sentada en mi cama, con la luz apagada, iluminando la habitación con la pantalla del ordenador. Y creo que hoy es el momento para las despedidas. Supongo que llevo mucho tiempo aplazando este movimiento porque durante más de cinco años esto ha estado bien. Ahora siento que no hay nada más que decir. Que las cosas, a veces, se acaban. No puedo estrujar más mi cerebro para que encuentre sentimientos que no existen. No puedo forzarlos ni hacer que los que existan sean suficientes para crear historias. No lo son. 

miércoles, 28 de marzo de 2012

Recargando pilas con melodías

"Soy como tú estás. Soy como te sientas" me dice Enrique por encima de la melodía de Ruben y Leiva. Pienso en sus palabras y las suscribo. Mi bipolaridad dividida en primavera/verano-invierno/otoño me destaca su manía sumergida en rayos de sol.

lunes, 26 de marzo de 2012

La chica de la gabardina roja

Estoy cargada tan negativamente que le he pasado la corriente a alguien y el chispazo me ha dolido. Así que he decidido pasear y que la naturaleza me recargue de buenas vibraciones. La gabardina roja que llevo hace de este paisaje algo idílico. Ahora estoy sentada en el césped de la facultad a la sombra de un árbol. Empieza a entrarme sueño. Ya se van perdiendo las oportunidades de vivir estos momentos. No son pocas las historias que he vivido en este lugar pero si menos de las que hubiese querido. Empieza a hacer frío en una primavera estupendamente soleada. Pájaros haciendo sombra donde miro. Cantan o al menos hacen ruido.
LEIVA - VIS A VIS ♪♫