martes, 22 de febrero de 2011

Vuelta a casa

Me está encantando mi vuelta a casa en autobús porque es de noche y hace frío y por la oscuridad (habrá que omitir la "b") de la carretera iluminada por escasas luces y por mis pensamientos que se mezclan con "algunas luces -que- brillan en los años... y se apagaron hace tanto" de monicreke usado como transición entre unas canciones para el tiempo y la distancia y un mentiroso mentiroso. Olor a palomitas (me gusta su olor, no tanto su sabor) en el metro de Moncloa. Gente y más gente (que me sobra) que adelanto en zig zag y 22 paradas pintadas de marrón. Mi viaje ya no da más de sí.

4 comentarios:

el gordo dijo...

no hay nada mejor que una vuelta a casa, es verdad.
Te sigo che, un gusto leerte.

Nymphadora dijo...

Qué lindo es viajar!asi sean solamente un par de kilómetros.

Muy lindo blog.

te sigo!

Saludos!

shinigami dijo...

La vuelta a casa por lo menos para mi es la mejor parte del día.
Me ha gustado tu blog. Saludos

Esther dijo...

Gracias, Gracias y Gracias (os quiero agradecer cada comentario por separado ya que os tomáis la molestia de escribir).