sábado, 10 de octubre de 2009

Bienvenida sea la doble dirección de las palabras

Un vaquero roto, destrozado por la soledad del armario. ¿Qué prefieres hoy? Póntelo o pónselo.

No hay comentarios: