lunes, 7 de abril de 2008

Tormenta de verano

Hay tormenta. Le estoy ensuciando los cristales a mi madre (por no bajar del todo la persiana)... pobrecilla. Pero es tan bonito mirar. Veo destellos de luz de los relámpagos. La música de los altavoces filtra de tal forma el sonido de los truenos, que si cerrara los ojos no me daría cuenta de las gotas que caen, junto a pequeños copos de granizo, que chocan contra el alféizar de mi ventana. Ha dejado de llover, por lo menos es lo que mis ojos creen observar por la rendija descubierta. Me pongo las gafas, pero las gotas han manchado todo el cristal y soy incapaz de diferenciar si todavía hay agua nueva mojando el suelo. Y entra un soplo casi inapreciable de aire 'fresquillo' (me gusta), me recuerda a las tormentas de verano. =)
Cuando estoy llegando a casa (sólo cuando vuelvo, porque no quiero ir a los sitios mojada) me dejo empapar la cara con la lluvia. Yo creo que soy un 90% agua (los expertos se confunden).

1 comentario:

Alejandro dijo...

Te pasa como a mi... disfruto viendo llover... aunq enturbia mi alma... a pesar de eso sigo plantado frente a la ventana, acompañado de mi mismo...
Un saludo^^