lunes, 7 de abril de 2008

Tormenta de verano

Hay tormenta. Le estoy ensuciando los cristales a mi madre (por no bajar del todo la persiana)... pobrecilla. Pero es tan bonito mirar. Veo destellos de luz de los relámpagos. La música de los altavoces filtra de tal forma el sonido de los truenos, que si cerrara los ojos no me daría cuenta de las gotas que caen, junto a pequeños copos de granizo, que chocan contra el alféizar de mi ventana. Ha dejado de llover, por lo menos es lo que mis ojos creen observar por la rendija descubierta. Me pongo las gafas, pero las gotas han manchado todo el cristal y soy incapaz de diferenciar si todavía hay agua nueva mojando el suelo. Y entra un soplo casi inapreciable de aire 'fresquillo' (me gusta), me recuerda a las tormentas de verano. =)
Cuando estoy llegando a casa (sólo cuando vuelvo, porque no quiero ir a los sitios mojada) me dejo empapar la cara con la lluvia. Yo creo que soy un 90% agua (los expertos se confunden).

domingo, 6 de abril de 2008

¡Mis oídos están llorando!

Son las 5:52 de la madrugada, llegué hace una hora, he estado dando vueltas por mi ordenador (sin hacer nada en concreto), abriendo carpetas y así...(como si actuara a partir de un tic inconsciente de clickear). No quiero acostarme, necesito una buena conversación. No puedo dormir aun, el día no puede acabar sin escuchar a alguna personita contándome algo sensato, y yo sentir paz escuchando palabras de otro... (No es suficiente estar con la gente, necesito algo más). La conclusión que saco es que escribo tanto porque a veces faltan conversaciones para completar un día. No quiero hablar yo, quiero que los demás hablen por mí...
¡MIS OÍDOS ESTÁN LLORANDO! necesitan tu historia.


sábado, 5 de abril de 2008

&

1:00 Si una voz me susurrara al oído que todo irá bien, sabría que me estaría mintiendo. Sigo mis instintos. Quien te dijo "nunca es tarde" trataba de engañarte para no preocuparte. Borremos todas las frases hechas de nuestros diccionarios mentales y hagamos otras nuevas, que hagan perder el significado a las ya existentes. (Dime hola cuando vayas a marcharte).

Y me miro, reflejada en el cristal transparente de tus ojos, y no me trasmite lo que ves de mí. ¿Te estaré engañando? ¿Te estarás equivocando? o ¿ves lo que quieres ver? Fuentes inexpertas de placer decidle toda la verdad, aunque no quiera oírlo. La gente no quiere escuchar la verdad, porque hace daño. Nos desnuda y nos vuelve vulnerables, pero es fiel. ¿Qué recuerdas ya de la primera vez? A quién le importa cómo fue, sino cómo va a ser. ¿Cómo decirle a una persona que ya no sientes nada? ¿Cómo explicarte que has perdido una parte de tu alma? Sólo queda la mitad. No intentes volver. A veces hay que aprender a decir adiós. Aunque duela. Escoge cada punto final de cada frase para respirar. Asúmelo, hay cosas que ya no haces bien. Se perdió la magia. Deja de buscar en otros palabras que encajar. El puzzle no está completo. ¿Se perdió la pieza o la tiraste al mar?

_
Cuando un color no te emociona sólo tienes que clickear "invertir color" y aparece una imagen de tonos azulados en un fondo negro. Qué fácil resulta a veces algo y qué tontería perder el tiempo con eso. Las cosas importantes no se pueden cambiar con un click.

Falta algo ¿verdad? ¿Dónde está esa palabra que permita provocar una sensación? Hace cuanto que no escuchas esa palabra, que arranca una sonrisa, cuando la recuerdas a partir de una voz, antes de dormir. Quizá esta noche sólo tengas sueños rotos. Por qué a veces tengo la impresión de que el mundo se compone de pequeños fragmentos (pisoteados en el pasado) que alguien va pegando, remodelando, (cada uno a su gusto). Miento cuando escribo 'a veces' (no me lo había planteado nunca =D ). Sacaré de mi baúl unas palabras...

¿Cuál es el tamaño de tus alas? Alas de mariposa. Alas rotas.
Sigue buscando. Sí hay algo, ¿no puedes verlo?, es blanco sobre blanco, mira bien,
 ¡Siempre hay algo!

martes, 1 de abril de 2008

Vivo en vivo

Mis papilas gustativas desgastadas por las cerdas del cepillo. Mi sentido del olfato invadido por el olor de alguna sustancia ilegal. El roce, quizá involuntario, quizá provocado por la situación, anulaba mi tercer sentido. Se apagó la luz, gracias a la voluntad de mis párpados. Ahí estábamos solos los dos (lo que quedaba de mí y lo que él me ofrecía desde su garganta).
La primera hora no conseguí estar del todo conectada (85%), a pesar de mis intentos. Seguían presentes las personas desconocidas que con sus cabezas hacían invisible una figurita, pequeña en tamaño, que deseaba mirar… Fui haciéndome sitio y logré encuadrarlo entre dos ‘gigantes’ (90%). Tuve que concentrarme, desconectarme de la multitud (que me sobraba) y durante algún momento pensé que no era posible nada mejor (100%). La gente anticipándose me soplaba el inicio de las canciones…
“Es imposible no entenderlo ahora”. Me latía el corazón (he de confesar que no por la música, sino por mi propia existencia). Mis expectativas eran buenas. El bullicio se escondía filtrado por las canciones nuevas (repetidas anteriormente por obligación) que sonaban en primer plano (la multitud de gente detrás de sí). “Sólo fue que olvidé que una parte en las cosas es pura y la otra sufrió una especie de crisis de angustia”. ‘Estoy en crisis (voluntariamente, claro)’, me había repetido mil y dos veces. ¿Dónde está mi crisis ahora? Dejaré que siga “poniéndose guapa”. Nunca pensé que disfrutaría tanto de un concierto emborrachada de IF…
Los piratas siempre me ayudaron a sobrevivir en mi peor etapa, refugiándome en canciones con sentido personal (probablemente modificando el verdadero). Supongo que mi ‘crisis voluntaria’ era un intento de ‘fusilar’ mi dependencia, negándome a pensar que sin IF no queda nada de mí…
Ahora, voy recogiendo notas musicales rasgadas por el tiempo, escritas sin tinta en mi memoria. No quisiera manchar con palabras el recuerdo. No quisiera que quedara escrito algo que no sea cierto. Por ello no escribiré nada más, para intentar no mentir con la verdad.
He decidido escribir en la distancia. No para ser más objetiva (no podría serlo), sino para ser capaz de derramar los diferentes sentimientos que cubrían mi cuerpo, como si de unos pocos colores que hubieran sido lanzados sobre mi cabeza,formando combinaciones imposibles a la vista, se trataran. Mis sentimientos, que finalmente resbalaban hasta el suelo y ahora tenía que andar de puntillas para no pisarlos…
…Disfrutar no sería la palabra, no es que no lo hiciera, es que fue algo que iba más allá. Es como si las dos horas que estuve allí se transformasen en unos pocos segundos en los que me hubieran colocado sobre una mesa todas mis decisiones realizadas, escritas en hojas blancas, y ahora pudiera escoger cuales iba a mantener y qué parte de mi vida iba a cambiar a partir de ahí. Nacía una nueva letra 'E'. (Aunque esa sensación es la que obtengo con el paso de media semana).
Aun rasgándome la piel sería incapaz de expresar lo que se esconde en mi interior (debajo de mi piel). Todo el mundo ya sabe lo que es un concierto, todo el mundo es un fan...
He tenido un flashback: una personita apuntaba con sus dos dedos mientras decía: “sé contar los dedos de la mano que utilizo para disparar”. Ahora, cuando escucho determinadas frases de sus canciones, me veo invadida por una sensación ocurrida en pasado, y a veces siento melancolía porque aquello sólo es un recuerdo que quién sabe si repetiré…
Días azules, me aventuraría a decir que es mi canción preferida (en solitario). No he podido elegir un título mejor para este blog =)
Piensa en frío, Rocco Sigfredi, ¿no crees que SPNB (son preciosos nuestros besos)?”, solías decirme. A quién le tararearé la canción del no, sino a ti, convirtiéndome así en un Mentiroso Mentiroso. Abrázame, dime toda la verdad. Siéntate a mi lado mientras vemos fotogramas de "El viaje de Chihiro". Al descubrir que no volverás mi personalidad múltiple provoca mi furia paranoica que refleja un espectáculo inapropiado.
Escucharé más de una vezCanciones para el tiempo y la distancia”, descubriendo más de una canción sin con pasión. Hablaré con la estrella de la muerte para que me confiese tus secretos deseos. Recuerdo que solíamos compartir los días azules pero la tristeza de tu ausencia reconcilió la magia en la distorsión de mi extrema pobreza.
Me toca tirar, ya sólo queda de mi un pandero. Sólo soy un ciudadano A, sin suerte, vagando en este Carnaval y Safari. El turnedo nos separó. Mrs. Meteoro y el señor conejo, decidieron planes diferentes para ti y para mí…
Sin importar el Jet lag, sólo puedo ofrecerte esta canción húmeda de lágrimas en representación del réquiem más profundo desde los rascacielos de NYC.
28/03/08 - CONCIERTO IVÁN FERREIRO-