sábado, 22 de diciembre de 2007

"Caracoleando"

Quería comentar un poco el día de ayer (Jueves 20/12/07), pero ahora no sabría por donde empezar... tengo la sensación un poco mezclada en mi cabeza, la entiendo pero no sé como trasmitirla... Podría comenzar diciendo que es una sensación positiva y quizá me ayuden a reflejarlo algunos párrafos de una canción que he descubierto hace poco... "Cambia lo superficial, También cambia lo profundo, Cambia el modo de pensar, Cambia todo en este mundo...Y así como todo cambia, Que yo cambie no es extraño." Siempre lo he dicho, (y queda reflejado en la descripción que hago de mí misma en este blog...) todos cambiamos constantemente. Muchas veces ha habido personas que han cambiado a mi alrededor, y me ha costado mucho tiempo adaptarme a dichos cambios. Me resultaba complicado aceptar que partes de una persona que la definían completamente, se modificaban. Y a la vez tenía que plantearme si seguía queriendo por igual a esa persona, debido a la ausencia de esos pedacitos que me habían conquistado con el paso de los años... Pero así es, ¡cambiamos!. No podemos afirmar que la vida no afecta a las personas. A veces nos hace más fuertes, si somos capaces de aceptar aquellas cosas que duelen, que harán que aquellas situaciones dolorosas que están por llegar sean más insignificanes. Quizá no más insignificantes, pero quizá más fáciles de sobrellevar debido a la capacidad para afrontar el dolor... creo que la gente tiene un límite de sufrimiento, por lo tanto puede que la vida haga débiles a los hombres, a su vez. Supongo que dependerá mucho del carácter de una persona, pero también influye demasiado la sociedad, es tan importante tener una vida social plena... podríamos decir que hace unos cuatro años (con 19 creo), toqué mi fondo. A partir de ahí no había nada más por debajo, sólo quedaba ascender o mantenerse abajo, por eso cada vez que subo un peldaño miro hacia el inicio de la escalera de caracol, para no olvidarme del esfuerzo que supone cada giro. Y quizá por el miedo a caer (y hacer chof) procuro subir bien agarradita a la barandilla*.

...y éste está siendo nuevamente una época de cambios (voy cambiando por etapas). Ayer tuve sensaciones totalmente opuestas a las tantas veces repetidas, hace quizá cinco años,... salí con los de clase de psico, quitando algunas cosas de la noche (que siempre molestan de las demás personas, que aquí no comentaré), me lo pasé genial, me reí muchísimo, conseguí no sentirme mal (como acostumbro a sentirme), sino todo lo contrario... Mientras esperaba al "Ene-Uno" durante los 19 minutos que supuestamente tardaría en llegar, según un cartel con números rojos que difícilmente veía sin mis gafas,... congelada de frío, en pleno centro de Madrid, vi iluminado el edificio de Correos, y sentí que al fin había descubierto el significado de mis "días azules", estaba en mi ciudad, embriagada por ese color espectacular, recordando la noche (el estar con gente que te hace reír a carcajadas, disfruté el momento, sin plantearme nada, conseguí no pensar). Aunque pudiera echar o no de menos a otra gente. Esa noche me hizo recordar todos los malos momentos, y fue cuando entendí que esos momentos son los que hacen de mí una persona capaz de emocionarme con las pequeñas cosas. Y es algo que me encanta... ser capaz de emocionarme con el atardecer,... con los primeros copos de nieve, que se esfumarán al contacto con cualquier cuerpo tangible, de un invierno frío,... con las canciones de los músicos que tocan en el metro,... con una buena conversación (en la que hable o probablemente no hable yo). Cada sensación tiene un momento. Quizá no fui yo del todo, pero no estoy segura de esto último, porque creo que en lo más oculto de mí misma, yo siempre he sido así, pero nunca lo he mostrado...Empezamos siendo 16, gota a gota fueron marchándose y acabamos siendo cuatro... lo que quiero concluir con esta historia, es que al fin, me permití ser una de esos cuatro...
*Me parece curioso que mientras buscaba una escalera de caracol desechaba todas las que se veían desde una perspectiva que me situaría mirando hacia arriba. Descubrí que inconscientemente lo que intentaba reflejar era que ahora siento que no estoy abajo, sino que tengo recorridos unos cuantos escalones... (no voy a saber explicarlo mejor). También desechaba las fotos en las que salía cualquier persona (vaya! creo que mi clase de consciencia está marcándome)... finalmente elegí esta con la que he iniciado este comentario, por que me gustaban los detalles de la barandilla, a pesar de que me hubiera gustado que saliera completamente la escalera y no dividida a la mitad (signifique lo que eso signifique)...
SHUARMA - TODO CAMBIA.

viernes, 9 de noviembre de 2007

Mi ciudad

Estoy mirando por mi ventana (la mitad que queda de ella). Y me he quedado fascinada. Son más de las 18 horas. Y he mirado al cielo y he visto colores increíbles. Parecía como si fuera la primera vez que mis ojos los contemplaban. Y mentiría si dijera que eso es cierto, pero diría la verdad al creer que eso era realmente así. Si no fuera imposible diría que parecía que el cielo de Madrid estaba ardiendo. Ya ha desaparecido el color rosa-rojizo y parece que la magia se ha apagado. El mundo se ha desencantado.
Nunca había sentido especial atracción por Madrid, pero ahora es diferente, ahora la echo de menos. Siento que "Madrí" es mi ciudad.

sábado, 4 de agosto de 2007

Mi diario/Mi blog

Llevo unos días ordenando los armarios de mi habitación, debido a mi próxima mudanza. Me iré durante un par de meses de mi casa, mientras la renuevan (incluida mi habitación). No podré escribir en mi blog :(
_
Debido a esto, tendría que meter todas las cosas de mi cuarto en cajas (pero esta idea no me gusta) asi que he decidido meter toda mi habitación en los 3 armarios que cuelgan de mi pared, para lo cual debo vaciar primero dichos armarios, es complicado pero es divertido. Sí, soy un poco como Mónica Geller (Friends), me gusta ordenar :$ (aunque suelo tener el cuarto patas arriba).

Todo esto me ha llevado a encontrarme con cosas de mi pasado, que estaban encerradas en cajas... un día encontré una agenda del 98, fue muy curioso, porque prácticamente lo único que ponía era Esther x "alguien", estaba su nombre, su apellido, su fecha de cumpleaños,... y fue curioso porque ese mismo día me encontré a ese chico (después de 4 años sin verle). Me puse a temblar como una cria, como la niña que era cuando me gustaba, las piernas me temblaban y el corazón me latía muy fuerte, y eso que no siento nada por ese chico. Es más, no me hubiera acordado de él si no fuera porque mis diarios de cuando tenía 11,12,13... años, estan llenos de "él" (bueno, en realidad sí lo recordaría). Pero me gustó el momento, porque fue regresar a mi infancia, y a sentir lo que sentía cada vez que le veía,... y ahora no siento nada... (ni por él, ni por nadie desde hace ¿4? años).

Sólo he tenido dos diarios (el segundo sólo apenas unas páginas, en las que me hacía una serie de preguntas en el 2000 y han pasado 7 años, y las respuestas continúan siendo las mismas que cuando me las plantee), a parte de las mil hojas de cuadernos que he escrito durante mi viaje por la vida (que ahora sustituyo por páginas en mi blog en pantallas de ordenador).

Yo me he encargado del cajón de las cintas de vídeo VHS (por mí las tiraba todas, con la justificación de que en internet está todo), pero ellos dicen: ¿por qué vas a tirarlo? Y yo me pregunto: ¿¡para qué guardar algo que sabes que nunca vas a ver!? (como las películas bíblicas o las bodas de los príncipes o los 100 años de historia del Real Madrid [carita mirando hacia los dos lados]). En fin, "internet" (no creo que de aquí a mis "90" años, me de por ver esas cintas). Soy de las personas que lo guardan todo, es mi forma de recordar, (quizá por mi mala memoria), a través de fotos, objetos, tonterías en definitiva, que van acumulando polvo. Pero llega el día en el que hay que vaciar esas cajas, decir adios a esos tiempos y quedarte con lo principal, descartar momentos, es tiempo para olvidar, porque si no no hay espacio paras las cosas nuevas que están por llegar. Uuff de sólo pensar todo el espacio que ocupan esas cajas, me dan ganas de comprar otra casa, y llenarla de nuevos recuerdos...

¡Tiremos todo a la basura! La mitad de las cosas duelen recordarlas por el hecho de que no volverán, otras duelen porque nunca llegaron a ocurrir, y hay otras que hacen daño porque ahora sufrimos por el hecho de que ocurrieran. Pero así somos los seres humanos, sin recuerdos no somos nada, no somos personas, es lo que nos distingue del aire.

¿Me creerías si te dijera que ese sentimiento (al recordar todo el pasado), esa especie de tristeza, melancolía... es lo que más me define, y es prácticamente de lo que vivo? No he creado nada nuevo en el siglo XXI. Es la hora de soplar el polvo de los 90.
_
Recuerdo que cuando era pequeña, siempre decía que si tuviera que elegir un sólo objeto material hubiera sido un disquette (sí, :) de aquellas es lo que se llevaba) porque en él guardaba quizá una parte muy importante de mí, que era lo que yo escribía en aquel entonces... Ahora se me haría muy difícil elegir algo material/físico que equivalga al recuerdo más importante en mi vida entre todos los demás. Quizá porque pasa el tiempo y vas acumulando más y más. O quizá porque en este momento, en esta fecha de hoy (06/08/07), en esta hora concreta (0:39), no sabría decidir lo que es más importante para mí de todo lo que he vivido,... Supongo que si necesitaramos elegir algo que nos permitiera no olvidar nunca eso tan valioso, sería porque realmente no es tan valioso como creemos... Pero imagina que olvidas recordarlo...

...Hace tiempo pensé que cuando alguien importante muriera, no querría asumirlo (dicho así suena raro), pero con el tiempo se suele aceptar lo sucedido, pero yo me sentiría mal superándolo. (¡Vaya! no encuentro las palabras adecuadas para que esto se entienda...). Siempre, desde que empecé a plantearme cosas en la vida, desde que le doy vueltas al coco, desde que decicí darle "palabras" a mi mayor miedo, es decir, desde que decidí definir que era lo que más miedo me daría en un futuro, llegué a la conclusión de que sería "olvidar lo vivido". Supongo que es por mi manía de aferrarme al pasado, y de no ser capaz de crear momentos nuevos, supongo que perdiría un 89% de mí si perdiera mis 267.2 meses/ 1161.9 semanas/ 8133 días vividos. Me dolería olvidarme de aquellas personas que se han marchado. Me dolería asumirlo. Sería como si ya no importara, como si no doliera haber sufrido su pérdida.

Imagina que un día perdieras tu vida por perder tus recuerdos, e imagina que te dan la oportunidad de recordar algo únicamente,...¡¿si fuera el único recuerdo que pudieras salvar cual elegirías!?

martes, 17 de julio de 2007

Infinito

29/11/05 22.00 

Mi abuela me acaba de preguntar ¿es lunes o martes?…esta simple frase me ha hecho reflexionar… y he pensado q llega un momento en la vida en el q todo da = porque todo es lo mismo… los días son como el de ayer, nada nuevo entra en las vidas, la monotonía deja de ser deseada y el tiempo envejece de tal forma q los relojes adquieren arrugas en sus agujas… así es la vida … llega un momento en el q es tarde para querer hacer las cosas q no se hicieron… es tarde cuando te das cuenta de q perdiste la juventud y q el día a día no se disfruta con deseo… se añoran tiempos q no vendrán, deseos perdidos q no se realizarán…sólo queda lo q una vez fuimos y lo q significamos para los demás, no es importante querer ser alguien, ni conseguirlo, lo q realmente es importante es haber encontrado personas q te hayan hecho disfrutar tanto de la vida… q no necesites volver atrás para cambiar. Gente q te haya hecho sentir el valor de una caricia, no importa no volver a sentirla, lo q importa es q una vez supiste el significado de abrazar… sentiste con tanta fuerza q pensaste q no podrías querer más… lloraste x un motivo real. Y fingiste sonreír para q creyeran q eras feliz… Nada podrá desvanecer el pasado, nada se puede llevar los recuerdos q te definieron como persona, nadie borrará las sensaciones q rogaste. Esos días eran especiales porque todo parecía q podía suceder, la esperanza afloraba en cada paso q dabas… en cada palabra q pronunciabas en cada suspiro q lanzabas… la vida q deseaste es la q tuviste, xq siempre fuiste tu mismo, no importa q será de nosotros cuando no nos qden fuerzas… Ahora eres joven y pasan los días pensando q desperdicias el tiempo, hasta las noches parece q desvanecen x dormir, x eso pasas noches en vela, simplemente x creer q se está más vivo cuando la luna brilla en la oscuridad, cuando todo queda negro y sólo se aprecian las luces repentinas de las farolas q alumbran las calles solitarias… piensas q no avanzas q como persona no evolucionas… pero el camino es largo y hay tiempo para ver cosas y apreciarlas, pero no te sientes en la misma piedra dnd sabes q alguien te dará agua de beber cuando estés sediento, descubre los lugares dnd saciarte, porque haberlo conseguido te dará satisfacción. No permitas q dirijan tu vida porque no serás tú, equivócate, tropieza y levántate, sobrevive pero aprende a vivir y disfruta, q nadie sabe cuanto dura la vida y qué hay más allá, x ello actúa de tal forma q no te arrepientas nunca, y si eso sucede aprende a pedir perdón. No te lamentes por el tiempo q crees q no vas a tener… Los días son iguales, que más da si es lunes o martes.

"OJALÁ LA ETERNIDAD DURARA UN SEGUNDO ASÍ REALMENTE EXISTIRÍA UN PARA SIEMPRE".

lunes, 9 de julio de 2007

Una hora Diez minutos y Un segundo 01:10:01

Estoy cansada de mí, de volver siempre al mismo lugar,
de ser la de siempre y no tener nada que decir.
Odio mi vida, por más que la intento camuflar,
pero no la soporto.
Querría despertar y no ser yo durante unas horas,

no es un deseo, es una ilusión.
Cerraré mis ojos...
¿Por qué no se me da bien la gente?


¿Por qué no puedo expresarme con normalidad,
ni hablar igual que escribo?

¿Será que viene de cuando era pequeña, y ya no puedo cambiar?
¿Por qué no puedo mirar a los ojos?
¿Por qué no puedo hablar de mis sentimientos?
¿Por qué no puedo ser otra persona?
Más divertida o inteligente o simpática, o INTERESANTE.
Quiero alejarme de todos los que me rodean,
¿O que se alejen los demás de mí?.
No, quiero desaparecer yo, empezar de cero.
Quiero no oír más esas putas frases.
No quiero que los demás intenten hacer de mí algo que no soy,
ni me interesa ser.
Prefiero convivir con dinosaurios que con seres humanos.

Quiero chasquear mis dedos y teletransportarme, quizá volar.
Quiero disfrutar de las horas, (¿tan difícil es?),
divertirme, (¿es mucho pedir?).


Si te dijera que en momentos así, me gusta salir a mi terraza...
con la música en mis oídos,...
agarrar mi almohada y apoyar en ella mi espalda,...
arroparme con una sábana,...
respirar el aire, mirando las estrellas en la madrugada,...
dejar de sentir claustrofobia,...
y escribir mis pensamientos.
SI TE DIJERA ALGO ASÍ, ¿QUÉ PENSARÍAS DE MÍ?

¿Me entenderías? Hay gente que no lo ha entendido.
Sin embargo, hoy desearía hacerlo,
pero tengo que madrugar.
Tendré que conformarme con el aire del ventilador,...
la música rebotando en los altavoces, lejos de mis oídos...
la oscuridad por la ausencia de luz de la bombilla,...
y escribir en mi móvil en vez de en un papel.
Tendré que concentrarme en mi imaginación,
y creer que no tengo paredes a mi alrededor,
para no sentirme encerrada.
Hay momentos en los que me fastidia que alguien me hable,
porque quiero estar sola...
para pensar que nadie me puede putear con su sola presencia.

¿Estoy loca? (¡con el mayor respeto que le puedo tener a esa palabra!)

Quizá los locos sólo sean personas incomprendidas
que actúan sin hacerle caso a la razón.
O a lo que entendemos por moral.
Siempre los consideré niños con demasiados años,
pero esa es otra parte de mi vida que dejo guardada bajo llave.
Es otra cosa más que no contaré.
No sé hasta que punto es bueno guardarse las cosas.


Por eso escribo, quizá no para "ser escuchada",
sino para no ahogarme.

Después de escrito parece que pierden sentido las palabras,
que pierden peso los problemas,...
y así poder soñar con algo que no recordaré mañana.


Simplemente me siento como pinocho, de madera.
Ya no soy ni "oídos". Necesito que la gente me cuente cosas.

Lo único que me hacía sentir bien de joven,
era pensar que necesitaban mis oídos.
Pero ya ni eso. Y eso si que me fastidia.

Si me llaman para quedar, es porque formo parte de una lista
dentro de un grupo, no porque sea especial marcar un 6 4 6,
no hay emoción, es la costumbre.

Ahora tocaba escribir un "¿qué me pasa?"
pero la respuesta sería: "este es mi estado natural".
Dejaré ya mi egocentrismo para mañana, ahora duerme bien nenita...
"TENGO MI TRISTEZA SIEMPRE AHÍ, ESCONDIDA PONIÉNDOSE GUAPA". (TRISTEZA- IVÁN FERREIRO).

sábado, 7 de julio de 2007

La souffrance à distance

Son las 4:20 (cualquier hora de la madrugada) es la hora perfecta para escribir en el blog. Aunque para eso necesitaría una foto que me inspirase a contar alguna historia :P...

...después de pasarme una hora rebuscando entre mis imágenes,... he encontrado una frase...(y me he acordado de la situación real, que se relaciona con la frase que da título a esto que escribo)...


"Un día viajando en tren, entre alguna de las ciudades de Italia (no recuerdo exactamente si fue en el tren hacia Roma, Venecia, Florencia o Bolonia), estaba sentada en un asiento de cuatro (de los que se miran dos a dos) con mi hermana y mi madre, y un desconocido enfrente,... yo estaba aburrida (intentando inventar un sudoku), así que le dije a mi hermana que me cambiara el sitio, para ponerme al lado del chico, porque quería intentar traducir el libro, que el desconocido, leía en francés y comprobar mi nivel en el idioma... Me fue imposible (y no sólo porque no entendía ni una palabra de lo que estaba escrito, sino porque era muy descarado mirar, y además a la gente no le gusta que se lo hagan...) así que seguí comiéndome la cabeza intentando hacer el "enunciado" del sudoku... y de repente... el tío, apoya su cabeza en los brazos, apoyados estos en la mesita en la que yo estaba escribiendo, y me mira el sudoku y me dice... por qué no pones ahí "tal" número.. y ahí tal otro... y nos pusimos los dos a intentar sacarlo... hasta que nos dimos por vencidos ... después me "robó" el lápiz, vale, me lo cogió prestado :$, y lo intentó él... xo nada... y después va y me dibuja unos cuadraditos en una hoja (un trozo de bolsa de cartón, que yo había recortado)... y me escribe la palabra ajedrez en inglés... y le dije... como vamos a jugar? y me escribe D-5 (o no sé que), le tuve que decir que no, porque no sé jugar al ajedrez sin figuras, :( ... jajaja se pensó que yo era una intelectual o q? jejeje... *En el avión de vuelta a Madrid, al día siguiente, conseguí descifrarlo, que rabia, él nunca lo sabría :)... (no hablaba mucho español, pero fijo q se enteró del motivo x el q me cambié de sitio)...


El tren había llegado a su destino...él se marchó y yo sólo recuerdo de él, una historia con nostalgia... una historia a través de unas palabras, que dan título a un libro en francés, que por más que busco información no encuentro nada,...la souffrance à distance (¿el sufrimiento a distancia?)"...


¿Por qué esta imagen para esta historia? Hoy un amigo me la ha enseñado, me ha encantado, (tb me ha gustado que dijera q me pegaba :) Gracias) y va mucho con mi estilo, no sé por qué me encantan las palabras, y las frases, y la foto en sí dice mucho de mí, supongo que esta historia tb dice un poco, así que imaginaré que juntando letras infinitas, todo el mundo es capaz de crear historias imaginativas donde volcamos parte de lo que somos, o de lo que queremos representar hacia los demás...
Está empezando a amanecer, qué gustazo!, como me gusta dormir a la hora en la que deberían estar terminado mis sueños, sin embargo ahora es cuando empiezan...
...LA FELICIDAD ESTÁ DONDE LA ENCUENTRAS, RARA VEZ DONDE LA BUSCAS.

martes, 17 de abril de 2007

"Standby"


Me da vértigo el punto muerto y la marcha atrás, vivir en los atascos, los frenos automáticos y el olor a gasóil.
Me angustia el cruce de miradas la doble dirección de las palabras y el obsceno guiñar de los semáforos.
Me da pena la vida, los cambios de sentido, las señales de stop y los pasos perdidos.
Me agobian las medianas, las frases que están hechas, los que nunca saludan y los malos profetas.
Me fatigan los dioses bajados del Olimpo a conquistar la Tierra y los necios de espíritu.
Me entristecen quienes me venden clinex en los pasos de cebra, los que enferman de cáncer y los que sólo son simples marionetas.
Me aplasta la hermosura de los cuerpos perfectos, las sirenas que ululan en las noches de fiesta, los códigos de barras, el baile de etiquetas.
Me arruinan las prisas y las faltas de estilo, el paso obligatorio, las tardes de domingo y hasta la línea recta.
Me enervan los que no tienen dudas y aquellos que se aferran a sus ideales sobre los de cualquiera.
Me cansa tanto tráfico y tanto sinsentido, parado frente al mar mientras que el mundo gira.
FRANCISCO M. ORTEGA, DEL LIBRO CUENTA ATRÁS. 

domingo, 1 de abril de 2007

Días azules

IVAN FERREIRO - DÍAS AZULES
A veces creo ver, ver cómo vendrás,
vendrán detrás de mí.
Envuelta en una música,
volando en una brisa de trompetas,
soñando, flotando sobre el mar en mi cabeza,
cantando, bailando y gritando que jamás me dejarás.
Las noches en el bar.El mar detrás de tí.
Esta vez es de verdad.
Escrita en una página cursiva de una prosa de madera,
sin rima, grabado en mi memoria como en piedra.
Brillando, llamando, envuelta en una música especial.
¿Dónde están los días y ese azul?
Di un lugar donde estés tú,
que si el azar nos va empujando hasta el final
sólo habrá casualidad.
La casualidad nos va a alcanzar,
nos va a salvar y a matar.
A veces creo ver, ver como vendrás
chocando contra mí.
De las sombras de tu corazón
fingiré que he sido yo.
¡Qué no!
Que si el final nos va empujando sin querer
ese azul no va a volver.
Ese azul nos va a alcanzar.
Ese azul nos va a salvar.
Ese azul nos va a alcanzar.
Ese azul nos va a matar.

¿QUÉ REPRESENTAN PARA TI LOS DÍAS AZULES?